Presentación

En un mundo cuya moneda de cambio es la prisa y donde predomina la poca paciencia, el microrrelato tienta cada vez más a quienes ven en esta forma narrativa una vía sencilla y poco exigente de convertirse en escritores. Esto lleva a muchos a confundir microrrelato con cualquier forma de texto breve, y también a muchos más (no sin falta de razón) a mirar por encima del hombro a un género en el que predomina el ingenio, la gracieta o la sorpresa más o menos impactante por encima de lo literario.

El buen microrrelato te deja pensando horas, días, y a veces años después de haberlo leído. Le da la vuelta a la realidad tal y como la concebías, te tiende puentes a otros textos y a otras ideas que quizá siempre formaron parte de ti (pero no te diste cuenta). Te anima a volver sobre él, a ir más allá, a convertirte en un lector creativo, y en un escritor meticuloso que no malgasta una palabra de más.

¿Todo el mundo puede escribir microrrelatos? Puede que sí, pero parece que no todos los escritores y los lectores, ya estén a favor o en contra, saben muy bien lo que es o, mejor aún, todo lo que puede llegar a ser.

Metodología y desarrollo

A lo largo de cuatro sesiones se realizará una aproximación al género del microrrelato a partir del análisis de las obras de algunos de sus autores más reconocidos. Los textos serán leídos y comentados entre todos para sacar diferentes lecturas, compartir interpretaciones, rellenar huecos, valorar recursos formales y entender las estrategias empleadas. Además, los alumnos realizarán durante la semana varios ejercicios de escritura que también serán leídos y trabajados en clase.

Si los participantes se prestan a ello, al final del taller se realizará una microedición en papel (sin ánimo de lucro) con una antología de textos de los alumnos seleccionados entre todos, y se organizará un recital de lectura colectiva.

Contenidos

  • La mejor forma de escribir microrrelatos es leer muchos microrrelatos. Introducción a la obra de algunos maestros del género.
  • El microrrelato como narración. O “no es microrrelato todo lo que reluce (por breve que sea)”.
  • Microrrelato vs relato, y también: microrrelato vs resumen de un relato más largo.
  • Prescindir de lo prescindible: quién, qué, y puede que por qué. El cómo, el dónde y el cuándo, ya veremos. O “el microrrelato puede hacerse largo cuando escribes sin contar nada”.
  • La importancia del lenguaje, el estilo, la precisión y el ritmo y la conveniencia de leer (y releer) en voz alta. El microrrelato como pieza de orfebrería.
  • El legendario arte de la elipsis: la delgada línea entre la ambigüedad, la interpretación abierta y la imprecisión. O “si tú no haces tu trabajo, no esperes que el lector lo ponga todo de su parte”.
  • Ponerse en el lugar del otro: cómo aprovechar la experiencia del lector para no tener que explicarlo todo. Texto, hipertexto y reescritura.
  • No lo dejes todo para el final: prueba a ganarte al lector desde las primeras líneas. O “un buen final casi nunca resucita un mal cuento”.
  • No todo chiste es un microrrelato y, desde luego, no todo microrrelato es chistoso. Otras formas de aprovechar la intensidad de lo breve (si quieres que te tomen mínimamente en serio).

 

Información del curso

  • Profesora: Mª José Barrios.
  • Modalidad: Presencial y online.
  • Fechas: Noviembre de 2017.
  • Duración: 1 mes (4 sesiones).
  • Horario: Miércoles de 18h a 19,30h.
  • Precio: 75€.

Más información e inscripciones en
info@casatomada.es | 955 517 057